Archivo por meses: abril 2009

Monstruos con paraguas

Cómo caminar por la calle en un día de lluvia y regresar ileso a tu casa

Lo primero y más importante es que tú no debes llevar paraguas bajo ningún concepto. Da igual que te mojes. Ese será el menor de tus males.
Si llevas paraguas y eres medianamente civilizado terminarás por salirte de la acera cuando te cruces con otro paraguas para evitar que tu paraguas y el paraguas de la otra béstia se enzarcen en una pelea. Ellos no harán nada por facilitarte el paso y tú acabarás atropellado por algún autobus que pase por allí en aquel momento.
Si no llevas paraguas siempre podrás agacharte para pasar por debajo del paraguas del monstruo y tendrás las manos disponibles para cuando te vayas de boca al suelo poder frenar un poco la caida y romperte menos dientes. Esto pierde un poco de efectividad cuando llevas bolsas de la compra.
Sigue leyendo