Monstruos con paraguas

Cómo caminar por la calle en un día de lluvia y regresar ileso a tu casa

Lo primero y más importante es que tú no debes llevar paraguas bajo ningún concepto. Da igual que te mojes. Ese será el menor de tus males.
Si llevas paraguas y eres medianamente civilizado terminarás por salirte de la acera cuando te cruces con otro paraguas para evitar que tu paraguas y el paraguas de la otra béstia se enzarcen en una pelea. Ellos no harán nada por facilitarte el paso y tú acabarás atropellado por algún autobus que pase por allí en aquel momento.
Si no llevas paraguas siempre podrás agacharte para pasar por debajo del paraguas del monstruo y tendrás las manos disponibles para cuando te vayas de boca al suelo poder frenar un poco la caida y romperte menos dientes. Esto pierde un poco de efectividad cuando llevas bolsas de la compra.

Lo segundo: aléjate todo lo posible de los balcones, toldos y alféizares. Los monstruos de los paraguas pretenden mojar lo imprescindible a sus paraguas y siempre estarán ellos ocupando estos espacios resguardados de la lluvia. Si decides caminar por esas zonas probablemente volverás a tu casa con algún ojo de menos.

Vigila especialmente las salidas de los comercios. En esas zonas primero tienden a aglutinarse y cuando se han apretado unos cuantos se lanzan todos a una hacia delante con sus paraguas en posición de matar a la vez que los abren para que tengas menos opción de esquivarlos y salvar los ojos.

Estas malas béstias también se reproducen y arman a sus crías desde pequeñas también con paraguas, especialmente de esos que van reforzados con un pincho para hacer más daño. Estas béstias enanas son aún más peligrosos al desplazarse en un plano más bajito eliminando cualquier posibilidad de que los esquives por debajo.
Además estos son también peligrosos sin necesidad de que llueva. Sólo con que pinte de lluvia ya van armados con paraguas y aunque los lleven plegados ya se encargan de mantener su perímetro de espacio protegido haciendo movimientos circundantes a su alrededor en todas direcciónes de forma aleatória asegurándose de que ningún otro viandante tenga posibilidad alguna de adelantarle o cruzarse con él sin resultar agredido o bajarse de la acera. En estos casos siempre es preferible adelantar por la calzada manteniendo una distancia no inferior a 3 metros. Siempre serán menores los daños que te cause el autobús que te atropelle que las estocadas que te puedan alcanzar del descerebrado del paraguas.

2 pensamientos en “Monstruos con paraguas

  1. Martin

    Helena, cuantas verdades, como puños!
    ¿y los que se empeñan en usar el paraguas con 120 km/h de viento?
    Tambien estan los que llevan de paraguas las sombrillas playeras, no caben ni en la acera de Paseo de Gracia!

  2. Paola

    Adhiero. Creo que entre tanta norma en la que vivimos no está regulado por el estado el diámetro de los paragüas. Los hay estándar y los hay de prestigiosas marcas que los deben de cobrar por metro redondo. Pero ahora los dejo, debo ir al centro de salud a que me emparchen el ojo!

Deja un comentario