Olivia

Olivia ya come y bebe por sí sola y, lo que es aún mejor, sabe ir sola al cajoncito de arena a hacer sus cosillas. Aah, qué maravilla. Se acabaron los biberones cada pocas horas y el numerito del algodoncito.

Olivia. Es autónoma, al fin, y sabe subir y bajar con artimañas. Le gusta dormir en el cesto de la ropa sucia y ha recuperado calcetines extraviados que se escondían bajo los muebles.
También ha limpiado de bolas de polvo y pelusa debajo del canapé de mi cama. Me ha venido muy bien eso porque por ahí no pasa la escoba, así que paso el gato. Lástima que cuando crezca un poco más no podrá limpiar más debajo de la cama.

Le gusta mi teclado y ya sabe usar la barra espaciadora y el intro. También ha descubierto el cursor del ratón en el monitor y le hace mucha gracia.

La gata está equipada ahora con dos posiciones: dormir/locura. Pasa de un estado a otro de forma fulminante. Ha aprendido a subir a mis rodillas mientras estoy sentada frente al ordenador y se pega largas siestas.
En cambio yo no logro hacer siestas desde hace al menos una semana. Olivia es una gran revientasiestas profesional.

Le gustan mucho los pies. Especialmente cuando los sacas de los zapatos y están los calcetines humeantes. Se queda extasiada oliéndolos detenidamente. Para gustos, colores, supongo.

3 pensamientos en “Olivia

  1. Pingback: Bitácora de una leporcia » Blog Archive » Primera vacuna

  2. adelita

    Es preciosa Olivia. Cuidala, pues es lindo que alguien ame a su mascota, la cuide y se preocupe por su bienestar… Sin criaturas de Nuestro Padre Celestial y merecen un super trato con mucho amor… Que Dios te la conserve por muchos años. Yo tengo dos gatos. Kirara y negrito y los amo mucho. Cada uno tiene su personalida definida… Chao y hasta la proxima….

Deja un comentario